Publicado por
Formación

 

Existen diversas razones por las que deberías pensar en incluir un socio a tu proyecto. Deberás pensar en las opciones posibles, podría ser un amigo que tenga habilidades complementarias a las tuyas.

 

En los negocios muchas veces, dos cabezas piensan mejor que una. Con socios pueden trabajar en equipo, compartir tareas y mejorar su desempeño. Tendrán la ventaja que surge del poder de la colaboración. Es más difícil ser creativo e innovador solo.

 

Tener a otras personas que aporten ideas y opinen puede dar como resultado ideas más valiosas y desarrolladas. Los socios son especialmente valiosos cuando aportan aptitudes que hacen falta en la organización.

 

Toma en cuenta que los posibles inversores confiarán más en tu proyecto si encuentras a un socio que complemente tus habilidades. Para encontrar el socio ideal haz una lista de posibles candidatos y plantearte preguntas sobre cada uno de ellos.

 

¿Disfrutas de su compañía? No tiene que ser tu mejor amigo pero recuerda que pasarán mucho tiempo juntos, de modo que al menos deberás tener una buena relación laboral.

 

Decide si puedes confiar en tu candidato. Estarás ligado a ella jurídica y financieramente y es muy importante que puedas confiar en sus habilidades y en el compromiso que tendrá para lograr el éxito de la empresa que van a compartir. Piensa cómo te gusta trabajar y si el enfoque de tu posible socio es compatible con el tuyo.

 

Tener distintos estilos de trabajo no significa que no sea posible que trabajen en conjunto pero tienes que tomar en cuenta el enfoque de cada parte para ver cómo avanzar de la mejor forma.