Publicado por
Formación

 

La pero decisión de marketing que se puede tomar es avanzar con un producto que nadie quiere ni necesita.  No saber con precisión si los consumidores están dispuesto a adquirir tu producto puede hacer que tu negocio lo logra adaptarse al mercado.

 

La adecuación Producto/Mercado (Producto/Market Fit o PMF, en inglés) consiste en estar en un mercado lo suficientemente grande y/o rentable, con un producto que se ha comprobado que la gente de ese mercado quiere y necesita. Es algo sumamente importante. Puedes tener el mejor equipo y el mejor producto, pero nada de eso importará si el mercado no existe o si tu producto no satisface alguna necesidad de ese mercado.

 

Eso significa que la adecuación Producto/Mercado es algo que debes establecer desde el comienzo, antes de empezar a gastar demasiado dinero en fabricar tu producto. Si ya lo hiciste es sencillo darse cuenta de si existe o no una adecuación Producto/Mercado. Sólo debes responder las siguientes preguntas:

 

¿Tus productos se venden ampliamente? ¿El boca a boca está sucediendo? ¿Tu base de clientes está creciendo? ¿Tus ingresos están creciendo? ¿Contratas personal tan rápido como puedes? ¿Debes pagar por cada cliente que consigues? ¿Clientes potenciales no terminan comprando tus productos?

 

La adecuación Producto/Mercado es algo muy valioso. Pero encontrarla no sucede por accidente. Se necesita de mucha investigación.  Lo primero que hay que hacer es establecer una hipótesis de negocio, crear un producto Mínimamente Viable (Minimun Viable Product o MVP, en ingles), y testear a la primera frente al segundo.

 

Para establecer tu hipótesis de negocio, pregúntate lo siguiente: ¿Quién usará mi producto?¿Qué problemas o necesidades tienen?¿Cómo  puede mi producto ayudarles a resolver eso? Ahora crea un PMV (Producto Mínimamente Viable). Se trata de tu producto en su forma más simple. Puedes usarlo para probar tu hipótesis, y para asegurarte de que estás resolviendo efectivamente los problemas de la gente y atrayendo suficiente interés.

 

Para probar tu PMV pregúntate: ¿A la gente le importa mi producto?¿Lo usan con regularidad? Si es posible observa como lo utilizan para ver si lo que estás haciendo es correcto. Si tu PMV no avala tus hipótesis, deberás cambiar o corregir el rumbo para probar una nueva hipótesis o estrategia. Ocurre con frecuencia, así que no te preocupes.

 

Puedes enfocarte en la característica más atractiva de tu producto, re-diseñarlo y orientarlo hacia un nuevo mercado, crear una hipótesis y solución diferentes o encontrar una idea completamente nueva. A menudo, esto significa que debes revisar a fondo el producto e, incluso a veces, empezar de cero otra vez.